¿Por qué tiembla mi perro?

Javier AnguloComportamiento, General, Geriatria, SaludLeave a Comment

Entre todas las situaciones que podemos encontrarnos con nuestro perro, verle temblar es sin duda una de las que más posibles explicaciones pueda tener. De hecho si nuestro perro tiembla deberemos averiguar la causa porque puede que existan motivos para preocuparnos.

Causas generales:

La mayor parte de los temblores en perros suelen ser episodios aislados y pasajeros, estando ligados a situaciones muy cotidianas. Quizá la más evidente para todos es el frío, pero algunas no son tan evidentes.
La fatiga muscular puede producir, igual que en los humanos, temblores musculares en la zona fatigada, que por lo general suelen ser las patas traseras.
Otras situaciones ligadas al estado emocional del perro también suelen producir temblor de una forma generalizada como son el miedo, el estrés o la excitación causada por nuestra llegada a casa, incluso se pueden dar conjuntamente con la incontinencia urinaria.
Es importante destacar que, a pesar de lo habituales y normales que son estas situaciones, si detectamos que se dan de forma muy repetida o continuada deberemos acudir a nuestro veterinario para que pueda descartar otras posibilidades.

Causas ligadas a enfermedad:

Si pensamos en enfermedades que causan temblores, además de la enfermedad de Parkinson (que no afecta a nuestros amigos peludos) tendemos a pensar en la epilepsia.
Es conocido de forma general que la principal manifestación de la epilepsia se da en forma de convulsiones, las cuales suelen producirse junto con pérdida total o parcial de la consciencia, pero no siempre es así y es importante este detalle ya que un temblor aislado en una sola extremidad, si se repite de forma frecuente a pesar de que nuestro perro no pierda su estado normal de consciencia, puede tratarse de una crisis epiléptica y por lo tanto deberemos confirmar o descartar esa posibilidad con nuestro veterinario.
Sin embargo, que se produzcan este tipo de temblores, no necesariamente se tiene que asociar con la epilepsia. Otra causa muy importante es la crisis hipoglucémica, es decir cuando los niveles de azúcar en sangre están por debajo de lo normal. Esta situación puede darse cuando, por diferentes motivos, nuestro perro no ha comido o ha comido muy poco en los últimos días, pero tenemos que contemplar aquí la diabetes. En el caso de los perros diabéticos, la hipoglucemia se puede producir si el animal no come tras la administración de la insulina, por eso es altamente recomendable su administración posterior a la ingesta.

Otras posibilidades

Pero las posibilidades no acaban aquí. Algunas enfermedades infecciosas, las intoxicaciones o envenenamientos, incluso algunos medicamentos pueden producir que nuestro perro tiemble de manera descontrolada y en estos casos será lo suficientemente evidente como para que no dudemos en ir al veterinario.
Por último no nos olvidemos del dolor. Este es uno de los motivos por los que nuestro perro puede temblar, por dolor en las articulaciones. Y de la misma manera que se produce en las personas, tanto las articulaciones como los nervios sufren a causa de la edad, es por eso que los perros ancianos o con enfermedad articular también pueden presentar temblores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *