¿Qué es la etología?

Héctor AsiainComportamiento, GeneralLeave a Comment

Todos estamos de acuerdo en que el comportamiento de los perros es muy complejo, y lo es mucho más que muchas otras especies. Por ejemplo, los perros tienen más facilidad para comprender lo que los seres humanos queremos decir que los propios chimpancés, la especie que más se relaciona genéticamente con nosotros.

Pero, ¿cómo se ha llegado a entender todo esto?

Pues bien, gracias a la etología. La etología es la ciencia que estudia el comportamiento de los animales, concretamente corresponde al” estudio de las características distintivas de una determinada especie y cómo éstas evolucionan para la supervivencia del mismo”.
Y precisamente esto de la evolución en el tiempo es muy interesante, puesto que la conducta, así como el hecho de que los seres humanos tengamos un pulgar oponible o los perros rabo, es producto de la evolución y ha sido, por tanto, modificada por la selección natural (y artificial en el caso de los perros).

La importancia de estudiar la conducta animal

El estudio de la conducta de los animales nos resulta sumamente importante para comprenderlos, para saber por qué hacen lo que hacen, identificar si lo están pasando mal ante un determinado estimulo, saber lo que les gusta y lo que es normal para ellos.
Una vez los etólogos identifican patrones de conducta, el siguiente paso es identificar el por qué la selección natural (o artificial) ha favorecido que se mantenga hasta la actualidad. Algunas conductas tienen mucho sentido, aunque no se vea a simple vista. Por ejemplo, el hecho de que las ovejas sean gregarias (es decir, que les guste ir juntas a todas partes), no es más que una conducta que aumenta sus probabilidades de supervivencia, ya que, cuando un depredador se acerca, las probabilidades de que seleccione a una oveja determinada son mucho menores si va acompañada de cientas a si va sola.
Por lo tanto, las conductas que favorecen la eficacia biológica son las que prevalecen, o lo que es lo mismo, aquellas conductas que hacen que un individuo tenga más probabilidades de reproducirse que otro (que no haga esa conducta), son las que se mantienen.

Desarrollo de la conducta

Una vez entendido por qué se produce una conducta, ¿qué es lo que hace que un animal en concreto, desarrolle una determinada conducta? Por ejemplo, todos conocemos las conductas reproductivas de las aves, siendo los machos los que se pelean por hacer el baile más bonito, o cantar con el mejor timbre. ¿Qué es lo que hace que pasen de un estado de tranquilidad a un estado de inquietud por cortejar a la hembra?
En este caso son las feromonas que liberan las hembras las que desencadenan directamente en el cerebro de cada macho una respuesta nerviosa y hormonal diferente. Pero algunas conductas no se originan por factores externos, por ejemplo, cuando una perra entra en celo son sus propias hormonas las que la están empujando a hacer esa conducta.
Y a todo esto tendremos que sumarle la experiencia previa de cada animal y su genética, que influye,por ejemplo, en la capacidad que tiene el sistema nervioso del animal a responder frente a determinadas hormonas. Esto explica porque algunos machos son más agresivos que otros cuando una hembra se pone en celo, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *