Nombres para perros ¿cómo elegir?

Héctor AsiainGeneral, PediatriaLeave a Comment

Cuando incorporamos un nuevo miembro canino a nuestra familia, una de las primeras preguntas que se nos pasan por la cabeza es ¿qué nombre le pongo a mi perro? Para responder esa pregunta podemos simplemente tirar de imaginación o buscar en internet los múltiples e infinitos listados de nombres que existen y al final nos quedamos con el que más nos agrada.
Sin embargo el nombre de tu perro es más importante de lo que creemos a la hora de comunicarnos con él o con ella y existen algunos criterios que debes conocer para tomar la mejor decisión.

El sonido:

El cómo suena el nombre de nuestro perro a sus oídos es un aspecto crucial ya que, al fin y al cabo, su nombre es la primera “orden” o “instrucción” que aprenden, la cual para ellos viene a significar que reclamamos su atención. Por ello debe ser un sonido claro, que pueda reconocer con facilidad incluso si le estamos llamando desde la otra punta del parque. Este es uno de los motivos por los que se suelen elegir nombres cortos y cacofónicos como “Coco”.

La gesticulación:

Puede parecer algo nimio pero puede tener más repercusión de la que pensamos. Cada vez que pronunciamos su nombre, nuestra expresión facial se adapta a esta pronunciación y nuestro perro interpretará esta expresión facial asociándola a la instrucción que es su nombre, como comentábamos antes. El mejor ejemplo es la letra “i”, que prácticamente dibuja una sonrisa en nuestra cara cada vez que la pronunciamos.

Significado:

Tenemos que pensar que a lo largo de su vida nuestro perro aprenderá diferentes palabras a las cuales asociará un significado concreto y su nombre será sin duda una de las más importantes. Por ello debemos procurar que no se parezca demasiado a otras palabras que utilizaremos como órdenes principales como “stop” o “quieto”. Por ejemplo, si decidimos llamar a nuestra perra “Paqui” y más adelante en su educación durante el paseo queremos enseñarle la orden “aquí” vara que vaya junta a nosotros, es probable que le cueste distinguir esa orden de su nombre, con lo que podemos confundirla.

Apodos:

Un detalle importante a la hora de elegir un nombre es utilizar siempre el mismo. Es relativamente común que de manera oficial nuestro perro tenga un nombre compuesto, incluso muchas personas lo registran con sus apellidos, pero en el día a día nos buscamos un apodo o incluso le llamamos por un nombre diferente. Esta situación no tiene por que ser un problema siempre y cuando no andemos llamándolo de forma diferente cada vez ya que esto le confundirá y provocará que, en más ocasiones de las que nos gustaría, no responda ante su nombre cuando lo llamamos.

Vosotros, ¿cómo habéis decidido llamar a vuestra mascota?, ¿os responde cuando lo llamáis por su nombre?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *