Para pasear con mi perro: ¿collar o arnés?

Javier AnguloSin CategoriaLeave a Comment

El collar es el más utilizado habitualmente y por lo general es el primero en que se suele pensar a la hora de equiparnos con lo necesario para pasear con nuestro perro, pero, ¿es realmente la mejor opción?

Collar:

A pesar de ser el complemento más extendido entre los perros, también es uno de los menos recomendados y de hecho son cada vez menos utilizados. El motivo por el que no deberíamos utilizar un collar con nuestro perro es el de evitar el riesgo de lesiones que éste supone por colocarse en el cuello.

En esta región anatómica se encuentran múltiples estructuras sumamente importantes para la salud de nuestra mascota, de modo que cada vez que el animal tira de la correa corre riesgo de que se produzcan lesiones en sus cervicales, en la traquea, o inclusive en la glándula tiroides.

Además de presentar este peligroso inconveniente, los collares no suelen procurarnos un agarre con el que podamos controlar los movimientos de nuestro perro de una forma efectiva, siendo esa una de sus principales funciones.

Arnés:

Existen una multitud de arneses para perros en el mercado, cada uno de ellos con sus particularidades, pero en general suelen ser la mejor opción frente al collar. Los arneses son cada vez más la opción elegida por quienes buscan un complemento que proporcione el control óptimo del animal durante el paseo y su manejo, en este sentido los arneses cumplen con nota.

A pesar de ello no están exentos de advertencias, pues una mala colocación del arnés puede provocar dermatitis por rozaduras en regiones de la axila y el codo. También debemos asegurarnos que el arnés que compremos es apropiado para la talla y complexión de nuestro peludo, pues puede que le vaya pequeño o grande os incluso no ser apropiado para su morfología, por la forma de su tórax, la postura natural de sus patas delanteras, etc.

Un requisito relativamente indispensable si decidimos utilizar un arnés es que deberemos quitarlo con frecuencia para que la zona que queda cubierta por el arnés pueda ‘respirar’ y no surjan problemas en la piel o el pelo de nuestro perro.

 

Otras opciones:

Existen otras opciones en el mercado que pueden resultarnos de gran ayuda en ciertas situaciones. Los conocidos ronzales para perros son herramientas que nos permiten un control mayor sobre los movimientos del animal, ya que estos se sujetan al hocico y se aprovechan de la redirección de la cabeza para redirigir la atención o el movimiento de nuestro peludo.

Es importante destacar que para el uso de estos accesorios debemos estar correctamente asesorados por un veterinario ya que su mal uso puede causar lesiones graves en el cuello del animal. Los ronzales están especialmente pensados para situaciones de educación y entrenamiento, como por ejemplo cuando nuestro perro tira constantemente de la correa.

A pesar de ello es una de las opciones que puede resultar incómoda para el perro al situarse directamente en su hocico, aunque algunos perros lo aceptan con bastante facilidad, no es lo habitual.

Algo pasa con la orina de mi perro
Nuestro perro orina a diario por lo que no es algo en lo que nos fijamos mucho habitualmente. Tan solo
Read more.
Para pasear con mi perro: ¿collar o arnés?
La duda entre usar un collar para pasear versus utilizar un arnés es bastante frecuente. ¿Cuál es realmente la mejor
Read more.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *